Las ojeras son muy difíciles de eliminar, sobre todo, porque hacen su aparición por diferentes causas. Aunque se apliquen cremas específicas para su desaparición y se realicen tratamientos en cabina, es complicado que dejen de notarse en el rostro. De todos modos, hay unos trucos y cuidados muy sencillos, que frenan su avance y que, incluso, hacen que se noten menos.

Depurar el organismo

En muchas ocasiones, las ojeras salen porque se lleva un estilo de vida poco saludable. En concreto, su aparición está relacionada con un exceso de toxinas en el organismo, que se debe a una mala dieta o a hábitos alimenticios poco saludables, así como a fumar o tomar bebidas alcohólicas en exceso.

Si se quiere decir adiós a las ojeras, hay que reconducir estos hábitos por otros que sean más saludables. Y es que, recordamos una vez más, que cuidarse por dentro se nota por fuera. En este caso, lo más recomendable será seguir una dieta rica en frutas y verduras, que permite eliminar toxinas del organismo.

También es bueno tomar cereales integrales, frutos secos y legumbres. Las infusiones son grandes aliadas. Las más beneficiosas son las de cardo mariano o alcachofera, aunque hay otras que también son de ayuda.

ojeras

Buenos hábitos

Además, se debe dejar de fumar y de beber alcohol en exceso, aparte de procurar dormir las horas necesarias y descansar lo suficiente. El ejercicio físico igualmente es muy beneficioso. Si no se siguen estas pautas, se consigue el efecto contrario. Es decir, las ojeras se notan más.

Malas costumbres

Aparte de seguir unos cuidados básicos, en el día a día hay otros gestos y hábitos que se hacen que no son nada beneficiosos para no tener ojeras. Uno de ellos es abusar de los smartphones o tabletas. Este tipo de dispositivos son muy útiles, pero también tienen algunas contraindicaciones. Y es que aceleran el envejecimiento ocular, lo que a su vez facilita la aparición de ojeras.

Si no puedes prescindir por motivos laborales de estos dispositivos o reducir las horas de uso, un truco que te ayudará es alejar los ojos unos 50 centímetros de la pantalla, como mínimo, y hacer descansos visuales cada 60 minutos aproximadamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here