El cabello graso es un problema para todas aquellas personas que lo tienen porque parece que el pelo nunca está limpio y que hay una cierta dejadez en sus cuidados. En realidad, no es así. Pero sí es cierto que es un tipo de cabello que requiere de una serie de atenciones especiales y específicas que vienen de la mano tanto de productos que se pueden comprar en las tiendas como de remedios naturales de fácil aplicación que, sobre todo, ayudan a controlar el nivel de grasa. Aquí te proponemos algunos de los principales.

Arbol de té

Uno de los mejores remedios es el aceite de árbol de té porque ayuda a controlar la producción de sebo. Su utilización es muy sencilla. Tan solo se tiene que añadir un poco al champú específico que se emplee para lavar el cabello. Es importante dejar reposar la mezcla, una vez lavado el pelo, alrededor de cinco minutos para aclarar posteriormente con abundante agua tibia.

Lavanda

La lavanda es otro de los productos naturales que está especialmente indicado para el cabello graso. En este caso, una buena opción es utilizar todos aquellos champús que la incorporan en su elaboración.

El beneficio es notable, puesto que se consigue reducir el exceso de sebo, aparte de poder lucir un pelo más limpio durante más días sin tener que lavarlo y sin que quede totalmente apelmazado.

cabello-graso

Salvia

Este otro remedio natural también tiene la propiedad de regular la producción de grasa en el pelo. En este caso, el uso es diferente. De hecho, se debe preparar una decocción con agua mineral y hojas de salvia. Esta agua, una vez filtrada para quitar las hojas, es la que se tiene que emplear cuando todavía esté tibia. Su uso debe hacerse en el último aclarado tras haberse lavado el cabello y eliminado el champú.

Arcilla verde

La arcilla verde está especialmente recomendada cuando la grasa se acumula en las raíces, mientras que las puntas y el resto del cabello tiende a estar más bien seco. En esta ocasión, lo que hay que aplicar es una mascarilla preparada con esta arcilla verde.

Su elaboración es fácil. Se cogen tres o cuatro cucharadas de arcilla verde, que se añaden a medio vaso de infusión de caléndula. Esta mezcla se aplica sobre las raíces y se deja actuar hasta que se note tirantez en la zona. Luego se retira y se lava bien el pelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here