El gris es un color con mucha posibilidades en la decoración. Combinado adecuadamente con otras tonalidades ofrece unos resultados increíbles, ya que puede ser la base neutra sobre la que poder aplicar otros tonos y así lograr una decoración adaptada a cualquier estilo.

Hoy te traigo algunas ideas para combinar adecuadamente el gris en tu hogar. Recuerda que no hacerlo bien puede tener el efecto contrario de ambientes apagados y algo tristes. Por eso los colores que te enseño a continuación serán el complemento perfecto para un gris claro y también para otro más oscuro.

Dependiendo de qué queramos lograr

Si quieres decorar tu casa con un aire más bien romántico el gris quedará maravilloso con colores pasteles. Para darle algo de alegría los rojos, magentas y amarillos serán una excelente opción. Para ambientes más sofisticados puedes optar por grises y azules, o grises y violetas oscuros. Evita combinaciones con colores demasiado apagados o no conseguirás el efecto deseado.

Decoración en gris y blanco

Esta combinación me gusta especialmente ya que si optas por un gris tipo perla, por ejemplo, combinado con blanco, el resultado será una estancia luminosa, visualmente amplia y con sensación de pulcritud. Queda genial en un estilo nórdico, por ejemplo, o con carácter minimalista.

gris-y-blanco-decoracion

Gris y rojo

Creo que en casi todas estas combinaciones podría decirte que es “una de mis favoritas”. ¡Todas me encantan” El rojo y el gris encajan a la perfección. Al ser el rojo un color bastante intenso crea un equilibrio muy interesante si lo mezclamos con un gris perla, por ejemplo. Otras variantes como el granate o el color vino también le sientan maravillosamente al gris.

Rosa y gris

Esta combinación es muy efectiva también. Mira estos dos ejemplos y observa de qué manera se ha jugado con ambas tonalidades.

En la de la izquierda se ha usado en gris un mueble grande como es el sofá para añadirle complementos decorativos más pequeños como cojines en rosa. En la idea de la derecha vemos que la base es totalmente gris, en suelo y paredes, y que el rosa aparece en los textiles y en la lámpara. ¡Queda tan bonito!

gris-y-rosa-decoracion

Gris y amarillo

Otra de mis combinaciones ganadoras. El amarillo y el gris nos proporcionan un ambiente cálido y acogedor con toque de alegría, ya que si apostamos por amarillos intensos conseguiremos unas estancias con mucha energía. Una variante del amarillo es el mostaza, que también queda sensacional sobre una base gris.

El turquesa

Ya te he contado alguna vez que el turquesa es uno de mis colores favoritos. Lo utilizo en la decoración de mi casa y me encanta. Junto con el gris, ofrece un resultado muy interesante a la hora de decorar.

En estos dos ejemplos vemos distintas formas de emplearlo. Puedes dejar la base gris y añadir detalles en turquesa o pintar toda la pared turquesa y añadir un mueble en gris, por ejemplo.

gris-y-turquesa-decoracion

Decoración en gris y negro

Un equilibrio perfecto. El negro siempre queda bien con todos los colores, y con el gris consigue una combinación elegante y sofisticada, sencilla al mismo tiempo, perfecta para cualquier tipo de estilo decorativo. Si ves que puede quedar un poco apagada tienes la opción de añadir un pequeño detalle en un tono más vivo usando la regla del 60-30-10, por ejemplo.

Gris y morado

También para ambientes elegantes y con personalidad. El morado fuerte queda genial con un gris perla, por ejemplo, o si te apetece un gris más oscuro puedes añadirle toques en un malva suave… Se trata de encontrar el equilibrio perfecto que más se ajuste a tus gustos y a tu personalidad. Sobre una base gris, será todo muy fácil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here