Dicen que escribir con acierto en Twitter solo está al alcance de unos pocos y no les falta razón. Las marcas todavía se están adaptando al tono específico de esta red social y a sus esquemas de funcionamiento, sólo es una cuestión de tiempo e interés. Trending Topic, Tweet, retweet y DM son términos que suenan cada vez más en los departamentos de comunicación de las marcas en esta red social. Un repaso a los elementos necesarios para utilizar esta red social con efectividad nunca está de más.

Fundamental. Antes de entrar en otros pormenores, es clave que tengamos claro que para triunfar en Twitter tienes que ofrecer mensajes que sean directos. Nada de medias tintas, mejor todavía si transmitimos emociones. Los pocos caracteres que ofrece esta web social hacen que andarse por las ramas resulte extremadamente poco adecuado. Sé conciso, claro, rotundo y rápido. 140 espacios para expresarnos, no hay más. Aprovecharlos con soltura es absolutamente necesario para conseguir resultados.

¿Cómo pretendes conseguir un retweet cuando no aportas información de interés y exclusiva? Si lo que dices puede pasar perfectamente por la boca digital de otros, apenas tendrá valor y conseguirá viralidad en la red social. Procura que cada tweet aporte una dosis de información y no seas repetitivo. Los recordatorios o reminders son necesarios y perfectamente válidos cuando se hacen dándole una vuelta al mensaje publicado con anterioridad, no diciendo lo mismo.

En cuanto al lenguaje, creo que no existen unas palabras mágicas que llamen la atención del usuario instantáneamente, pero sí algunos vocablos más apropiados para interactuar. No utilices palabras que suenen a imposición, recuerda que estás en la web social.

El lenguaje de Twitter debe ser más cercano a la invitación, a la participación, que a la obligación. Comenta, opina, participa, valora, pregunta, etc. son algunas de las palabras que pueden invitar al usuario a interactuar con nosotros. No tiene más que aplicar el sentido común.

Es la Web Social, no te confundas. En ocasiones se produce un problema de concepto, y es que nos olvidamos de estar en un entorno donde la interacción es fundamental. Una cuenta de Twitter corporativa no es un RSS donde enviamos actualizaciones, es una plataforma donde los usuarios pueden interactuar entre sí, dejar comentarios y pedir explicaciones a la marca. Estar en Twitter y no aprovechar este factor es simple y llanamente tirar recursos.

La red social de microblogging debe regirse por la interacción con los usuarios, que en este caso pueden ser nuestros followers. El incremento del número de estos, que tanto preocupa a algunas marcas, es siempre directamente proporcional al nivel de interacción que mantengamos. Es fácil: a mayor cantidad de respuestas de calidad que demos, más alto será el engagement con el usuario y mejor la imagen de nuestra marca. Estoy de acuerdo, Twitter no es un servicio técnico -aunque algunas marcas lo usan para ello-, pero sí es un soporte clave en nuestras comunicaciones digitales.

Los retweets son un soporte más en la red social. Consiguiendo retweets de nuestros contenidos mejoraremos la imagen de marca, pero también lo lograremos replicando mensajes de otros usuarios que puedan resultar útiles para nuestro público. Como es lógico, no vamos a expandir mensajes de la competencia, pero sí comentarios que se realizan sobre nuestros productos y que muestren el lado más favorable. Debemos demostrar que somos capaces de interactuar en el entorno social.

Emilio Marquez Espino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here