La distribución de tu cocina puede verse condicionada por la forma que esta estancia tenga. No es lo mismo organizarla si es alargada, pequeña, con forma de L, abierta o en forma de U. Así que para que tengas las ideas más claras a la hora de decorarla vamos a ver cómo hacerlo dependiendo de cómo sea su planta.

El triángulo de trabajo

Un primer aspecto que has de tener en cuenta es el denominado triángulo de trabajo en la cocina, un concepto que surgió en Estados Unidos en los años 40 a través de la Escuela de Arquitectura de Illinois. Se trata de que los principales espacios de trabajo estén conectados con distancias y recorridos que resulten cómodos.

Estas zonas que han de estar confortablemente unidas son las de cocción (fuegos, horno…), las de limpieza y preparación de los alimentos (fregadero, encimeras…) y las de almacenamiento (nevera, armarios…). En líneas generales, se recomienda que ninguno de los lados de este triángulo mida menos de 1,2 metros ni más de 2,7 metros. Habrá formas de cocina que no permitan crearlo y para ello deberemos diseñar otras soluciones.

Ideas para decorar una cocina en forma de L

Si tu cocina tiene forma de L puedes colocar una mesa o una isla en la zona que queda más abierta. El lado largo de esta L puede estar destinado al almacenamiento, la nevera y el fregadero, y dejar el fuego, por ejemplo, para el lado corto.

En esta imagen se ha optado por dejar una nevera doble en el lado corto y el resto de elementos en el largo. También se ha colocado una isla. Intenta, por otro lado, aprovechar al máximo la superficie disponible para las encimeras.

cocina-muebles-blancos

Cocinas en forma de U

En el caso de que tu cocina tenga forma de U puedes dejar el área de fregadero en el lado estrecho y crear este triángulo hacia los lados largos, en los que ubicar a la misma distancia los fuegos y los espacios de almacenamiento. Puedes poner encimeras en tres paredes de la cocina.

Cocinas en paralelo

Una cocina en paralelo puede resultar algo estrecha y, según la luz que tenga, hasta angosta. Si es excesivamente estrecha puedes dejar uno de los lados con armarios algo más bajos para no saturar visualmente la zona. Coloca muebles con puertas correderas y así evitarás espacios especialmente agobiantes o incómodos tanto para cocinar como para transitar.

Decorar una cocina en línea

Si la cocina es demasiado estrecha como para colocar muebles y encimera a ambos lados tocará hacer una organización en línea, dejando todo el mobiliario en una pared. No tendremos, en este caso, el triángulo de trabajo que hemos visto antes, por lo que habrá que moverse en esa misma línea. Los expertos recomiendan que ante esta situación las distancias cómodas deben ser de unos 60 centímetros entre las diferentes áreas.

Si es de planta más bien cuadrada o rectangular pero sin ser estrecha tendrás hueco hasta para poner una mesa y unas sillas como podemos ver en este ejemplo.

cocina-en-linea

Cocinas abiertas

Una alternativa bastante cómoda para tus cocinas en línea, siempre que sea posible, consiste en abrirlas hacia el comedor o el salón. Eliminar ese tabique hará que el espacio se haga más amplio y confortable, más luminoso.

Deja los muebles y espacios de trabajo en la línea pegada a la pared y abre tu cocina hacia el resto de la casa. Te recuerdo algunos trucos decorativos con los que vas a poder diferenciar visualmente los distintos ambientes creados.

En este caso, puedes jugar también con la colocación de una isla que te sirva como elemento funcional, decorativo y separador.

cocina-abierta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here