Las relaciones de amistad pueden ser tan complejas como el propio amor. Las satisfacciones se multiplican gracias al número de amigos, sin embargo, también aumentan las posibles dificultades. ¿Cómo mejorar los vínculos?

Códigos de amistad

Más allá de los estereotipos sobre la amistad, es importante que, con cada amigo, encuentres tu propia fórmula para sacar adelante este proyecto personal que os implica a ambos como protagonistas. En relación con la frecuencia de los encuentros, por ejemplo, puede ocurrir que haya personas con las que no te apetezca la idea de quedar cada semana, sin embargo, sí eres feliz cuando realizas esos planes más espaciados. Cada amistad tiene su propio ritmo.

Repite el nombre de tu amigo

Tanto en tus conversaciones presenciales como en el contacto a través de whatsapp es recomendable que utilices el nombre de tus amigos para referirte a ellos. El gesto de nombrar a las personas representa el propio poder de la autoestima reflejada a través de la identidad.

Refuerzo positivo

Incrementa las caricias emocionales en la amistad a través de la expresión sincera de reconocimiento. Por ejemplo, después de haber estado un rato con un amigo demuestra tu alegría por ese rato compartido en común. En lugar de poner el foco en las críticas, conecta con el poder de la gratitud al tomar conciencia de lo afortunado que te sientes por saber que esta persona está en tu vida cuando podría no estarlo.

cuatro-amigos-mirando-el-mar

Expresividad

La amistad es compartir. Siempre desde la libertad de decidir qué parte de ti quieres mostrar a cada persona. A través de la expresividad de abrirte a los demás, creas lazos que fluyen de forma más sincera. Así como el enamoramiento que se transforma en amor es aquel que integra el conocimiento del otro, en la amistad verdadera ocurre lo mismo. Es imposible ser amigo de alguien a quien conoces de forma superficial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here