Si la vida es experiencia, el amor también lo es. En tu relación de pareja puedes observar un catálogo de vivencias reflejadas en tu álbum de fotos. Sin embargo, estas escenas son mucho más numerosas en tu memoria. ¿Cuáles son las más especiales?

Silencios compartidos

Instantes marcados por la ausencia de palabras disfrutados en común. Es decir, es la agradable sensación de bienestar que surge en la comodidad de sentirte bien con esa persona sin la necesidad de llenar esos espacios vacíos porque en realidad están llenos de vida gracias a un silencio cargado de vitaminas emocionales.

Sorpresas

Gestos que rompen con el guión previsible de una jornada cotidiana. Detalles que importan tanto cuando eres tú quien toma la iniciativa como cuando es tu pareja quien decide regalarte algún hecho emocionante. Por ejemplo, un ramo de rosas inesperado en lunes. Las sorpresas agradables e inesperadas superan las expectativas previas.

Conversación durante el viaje

Las escapadas en coche o en tren no solo importan en relación con el destino sino también con el proceso de vivir ese periodo de entretenimiento. En ese caso, los desplazamientos se convierten en una oportunidad para abordar nuevas conversaciones y generar nuevos puntos de interés.

Planes improvisados de domingo

Esas iniciativas que surgen de forma espontánea en el fluir de los días libres en el trabajo cuando las horas adquieren otro significado y tienes la libertad de poder ajustar los momentos al ritmo del apetecer. Con mucha frecuencia, los mejores planes no son los más elaborados sino los más simples.

pareja-en-la-playa

Metas comunes

Esos objetivos que son doblemente importantes porque son significativos para ambos. Proyectos a corto, medio o largo plazo en los que la propia vida se convierte en un escenario de proyección del amor materializado en un propósito para el que se requiere colaboración mutua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here